Síguenos en RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Puglia. la guía secreta

Puglia o Apulia, que de las dos maneras se puede llamar, es tal vez la región de Italia más desconocida para los visitantes extranjeros y, sin embargo, una de las zonas más bonitas de ese país. Rodeada por el Adriático y el Mediterráneo, esta península es la que coloquialmente se conoce como 'la bota de Italia' y nosotros rebautizamos como el tacón de la bota; una bota que hay que recorrer de arriba a abajo, sin perder detalle.
Y es que Puglia es un lugar sorprendente no solo por sus paisajes y ciudades, completamente distintos al resto de Italia, sino también por su gastronomía basada en verduras y hortalizas como las berenjenas o el calabacín, y en productos del mar como los mejillones, por ejemplo. También hay pasta, como no, los famosos Orecchiette que no gustan a todo el mundo porque no llevan huevo y sí, semolino, con lo cual, y dependiendo de con qué y donde la elaboren (la combinación más tipica es la que lleva espinacas) puede resultar seca al paladar español.

Cómo llegar
Lo normal es llegar en avión hasta Bari y ahí alquilar un vehículo. Y aunque ya sabemos como se conduce por Italia, esta zona, más despoblada de lo normal, digamos que tiene un tráfico y carreteras aceptables salvo la ruta costera que llega hasta el profundo sur con la iglesia de Santa María de Leuca en el horizonte. 
Las mejores playas de Puglia están por esta zona, como la de Pescoluse, al suroeste 'del tacón', a la que llaman la 'Maldivas del Salento', porque aunque el agua está fría, está tan transparente como lo pueda estar en las islas Maldivas. Sin embargo, los acantilados más fascinantes están justo al otro lado, en Roca Vecchia, cerca de Lecce, que es la capital cultural de la zona, aunque Brindisi, y sobre todo Bari, sean las capitales reales por influencia económica y extensión.
Gastronomía
En cuanto a la cocina,. los platos típicos de la cocina de Apulia son los citados Orecchiette al ragù di carne di cavallo. que llevan tomate y carne de caballo. Los Orecchiette se parecen a unas pequeñas orejas, de ahí su nombre (en italiano orecchiette significa “orejitas”). La otra composición clásica son los Orecchiette con le cime di rapa; es decir con grelos o espinacas. Sin embargo, para comer los mejores mejillones o, cuando menos, los que se preparan con mas variedades de salsas y cocciones, hay que desplazarse hasta Tarento; una ciudad portuaria en la que tienen base los navíos norteamericanos. Otra forma de tomar estos moluscos es en el plato Tiella alla barese (con patate, riso e cozze). Un plato hecho al horno con patatas, arroz, mejillones, cebolla, tomate y pimienta, gratinado con pan y queso rallado. También podeis tomar riquísimas tartas saladas o foccacia como la Puddica, panzerotto (fritto) y calzuncieddi. La puddica va rellena de cebolla, tomate, aceitunas negras y anchoas, aunque hay más variantes. El panzerotto es como un calzone fritto –de hecho en Apulia se dice que este es anterior al famoso calzone al horno napolitano– relleno también de aceitunas, cebollas y queso pecorino. Los “calzuncieddi” son como panzerotti, pero más pequeños.
Orecchiette con grelos en L'Aratro, Torreguacetto, San Vito y orquideas en Retrogusto

En cuanto a los restaurantes que no debeis perderos por nada del mundo, uno de ellos es  L'Aratro en Alberobello (via Monte San Michele 25/29 70011 Alberobello ). El restaurante está en el interior de un inmenso Trulli y en el centro histórico del pueblo. La decoración rústica es preciosa y la relación calidad-precio de los platos, espectacular. Realizan  cocina de la tierra, casi slow food. Tanto es así que en el reverso de la carta ponen los nombres de los productores que les sirve la materia prima con nombres y apellidos  Otra de las visitas obligadas que debeis hacer es al restaurante Retrogusto en Otranto (via Tenente Eula 7 73028 Otranto ). También elaboran una cocina regional y local, aunque el interiorismo del restaurante no sea lo mejor del lugar. Un poco alejado del paseo marítimo (que está a tiro de piedra), cuenta con una terraza muy agradable.
Qué ver
1. 🔻Bari y Brindisi.
Bari y Brindisi tienen un paseo, pero no mucho más, así que no perdais demasiado tiempo en ellas y, si no os queda tiempo, y teneis que descartar una, esa sería Brindisi. En Bari podreis visitar la famosa catedral de San Nicolás (San Nicola), patrón de la ciudad, la basílica de san Sabino, el Castillo y el teatro Petruzzelli. En cuanto a Brindisi, lo más destacado son el puerto, su castillo y sobre todo su columna romana (con la escalinata) y el sepulcro de San Juan; este si verdaderamente una joya.
San Nicola di Bari, sepulcro y columna de Brindisi




A medio camino entre Bari y Brindisi, Polignano a Mare es la diosa del Adriático. Es belta, y parece subida en unos tacones en forma de acantilados. Sus curvas en forma de cuevas calcáreas que han esculpido el mar y el viento, añaden aún más misterio a su brutal belleza. Famosa por su postal de la cala Lama Monachil, en el centro del pueblo, aquí nació Domenico Modugno, el compositor de la famosa canción 'Volare'. Si quereis acompañarnos en este viaje por el señorío no teneis más que pinchar en el link de arriba..
Lama Monachil, la cala más famosa de Polignano a Mare y Puglia


3.- 🔝Monopoli. 
Suena a juego de mesa, si se pronuncia mal, pero en realidad fonéticamente es 'Monópoli'.Este maravilloso lugar suele pasar desapercibido a la mayoría de turistas o, por así decirlo, a los menos avezados. Y, sin embargo, está al lado de lugares tan turísticos como Polignano a Mare o Alberobello. De hecho, el bellisimo pueblo de los 'Trullis' tiene a Monopoli como su ¡puerto de mar! Sea como fuere, si estás preparando tu viaje a la Apulia no te olvides de él y coloca este pueblo en tu cuaderno de bitácora.

4.- 🔝 Roca Vecchia. 
Es Adriático puro. Turquesa en verano y azulón en invierno. Rocas calizas esculpidas por el agua y el capricho del viento durante cientos de años. Cuevas y altillos que se utilizan como improvisados trampolines (ver video) para lanzarse al mar, por ejemplo dentro de la Cueva de la Poesía. Rocca Vecchia es un lugar maravilloso, y está muy cerca de Lecce, y en el mismo litoral.(por si os alojais allí).
Video de Rocca Vechia

5.- 🔝Lecce
Aunque las capitales administrativas de sureste de Italia sean Bari y, en menor medida, Brindisi, la auténtica capital del sur es Lecce. Desde un punto de vista monumental, se la conoce como la Florencia del sur por la cantidad de obras maestras que acumula su casco antiguo; obras que tienen como protagonista el barroco y la famosa piedra caliza leccese. Piedra que dicho sea de paso, está presente en sus edificios,en sus anfiteatros romanos y hasta en su catedral. Una ciudad imprescindible con una buena oferta gastronómica y vida nocturna.
6.- 🔝Alberobello
Si estuviéramos en una competición de pueblos bellos en la comarca de la Apulia la cosa estaría bastante reñida, porque hay candidatos como Ostuni, Gallipoli, Monópoli, Locorotondo o Polignano a Mare, que sin duda podrían estar en lo más alto de este imaginario podio. Sin embargo, por el cuidado de su arquitectura, su trullis increíbles y su completa oferta gastronomómica, sería Alberobello el que se alzaría con este hipotético galardón. La UNESCO lo tiene en un altarcito. No te lo pierdas.

7.- 🔝Gallipoli

Gallipoli es una isla, aunque no lo parezca, porque un puente casi invisible la convierte en una península virtual. Algunos viajeros la desprecian o pasan de largo, pero, en realidad, es una de las joyas del Salento, de Apulia o de Puglia, que tanto da. Situada en el oeste del tacón de la bota italiana, al sur de Tarento, es famosa por sus erizos y por albergar, en sus estribaciones, las mejores playas de la zona como, por ejemplo, Pescoluse, a la que llaman las Maldivas por su arena blanca, sus pequeñas dunas y su agua cristalina (aunque fresquita).
8.- 🔝Otranto

Otranto es una pequeña y coqueta localidad amurallada de la zona sureste y al sur de Lecce y Roca Vecchia. El turismo extranjero brilla aquí por su ausencia y por eso hasta en los restaurantes se sorprenden cuando ven que se sientan a su mesa españoles y, además, periodistas gastronómicos y de viajes. Y esto fue lo que ocurrió en el restaurante RetroGusto. Una historia que comenzó siendo tosca y de extrañeza y que acabó como casi todo en Italia, en 'amore'...,en este caso, por la comida.

Fortaleza de Otranto

Aunque no está en Puglia, sino en la región con la que linda, Basilicata (donde también se encuentra la maravillosa ciudad de Matera elegida capital europea de la cultura 2019) la hemos incluido en esta guía porque si no se quedaría en tierra de nadie. Su extraordinaria belleza hace de ella una visita imprescindible. Castelmezzano es como un espejismo de belleza, una alucinación de los sentidos, una maqueta de cartón piedra: el decorado perfecto que siempre imaginamos en nuestros sueños del pueblo perfecto. Un lugar de cuento a los pies de los Dolomitas Lucanos y en medio de la nada, Nosotros nos tuvimos que frotar los ojos varias veces para asegurarnos de que estábamos despiertos. Así fue esta visita mágica.
Justo al final de la bota, donde la vuelta el aire, que diría un castizo, se encuentra la iglesia de Santa María de Leuca. Hay dos opciones: una la que lleva a las playas de Pescoluse y luego Leuca, o bajar desde Otranto por la vertiente este. El lugar no tiene nada de particular, salvo que está alli abajote. Las carreteras aquí si tienen curvitas y por eso hay que tener cuidadín. El paisaje, eso sí, es espectacular. Si vas desde Otranto por el camino encontrarás la gruta de Zinzulusa, visitable por un módico precio.
Santa María de Leuca, cueva de Zinzulusa y playa de Pescoluse

Locorotondo es como el hermano menor de Alberobello. Con su muralla blanca y su situación en lo alto de una loma, es coqueto y puede recorrerse en poco tiempo. En lo que respecta a Ostuni, le llaman la ciudad blanca. Encalada hasta las cejas está cerca de Locorotondo y Alberobello. Similar a Ibiza o a las islas griegas, según nuestra opinión, cuenta con calles empinadas y los colores blanco y azul como muestra de su espíritu marinero - tiene el mar a solo 6 km.- aunque sea un pueblo de tierra adentro. Mientras que Trani, al norte de Bari, no solo es una ciudad famosa por su ambientazo nocturno, sino,no menos importante, por poseer la única catedral que está dentro del mar. ¿que más se puede pedir?
Ostuni, Locorotondo, catedral de Trani y centro de Ostuni