Síguenos en RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Kotor, Montenegro y los fiordos Adriáticos



Un parque de atracciones natural con la superficie de Jaén
Montenegro está de moda. Y no nos extraña porque es un país exuberante y con un potencial turístico aún por descubrir. Cma Gora (monte negro en español), que es como se dice en serbio o montenegrino, se parece un poco a Croacia, y también a Macedonia y a Serbia, pero tiene tantos atractivos que parece un parque de atracciones natural donde puedes encontrar todo lo que puedas desear. Con una superficie similar a la de la provincia de Jaén, el pequeño país balcánico está despertando al turismo y ha descubierto que puede ser una gran fuente de ingresos para uno de los países más pobres de Europa. ¿La gastronomía? pescado en la costa y carne en el interior y mucha influencia italiana y turca.
Muchos os preguntareis donde está exactamente Montenegro porque, aunque sin duda os suena, es difícil situarlo en el mapa de Europa. Pues está al sur de Croacia (Dubrovnic está muy cerca) y Bosnia, con las que tiene frontera por el norte y también de Serbia, Kosovo y Albania. Aparte de contemplar el Adriático en todo su esplendor, Montenegro tiene al menos dos curiosidades que llaman la atención. La primera es que cuenta con dos capitales: la oficial, que es Podgorica, y la histórica o monárquica que es Cetiña, y la segunda es que posee una de las costas más bellas del mar Adriático plagada de montañas que parecen fiordos noruegos tomados como préstamo para atraer visitantes hacia este país tan desconocido para la mayoría a los turistas.
Kotor y su muralla son uno de los atractivos de Montenegro

Entre estos fiordos, islas y pasadizos navegan los buques de crucero y otras embarcaciones más livianas recibiendo como saludo las campanadas de las iglesias ortodoxas que salpican el territorio. 
Oficialmente, el pais balcánico cuenta con cerca de 600.000 habitantes. Hasta 2006 perteneció al Estado de Serbia y Montenegro después de que tres años antes la antigua Yugoslavia se disgregara en lo que hoy conocemos como la península de los Balcanes (Eslovenia, Croacia, Serbia, Montenegro, Bosnia...)

Su adhesión a la Unión Europea aún está en fase de estudio, por eso aquí todavía no funciona el roaming gratuito, así que tenedlo en cuenta si viajais a este país que es y contiene, entre otros atractivos, lo que dice su nombre: montes de aspecto oscuro (aunque en realidad son verdes), llamados Alpes Dináricos, que se proyectan y dan sombra al Adriático. 
Torre del reloj, Kotor

En su historia -como no- figura Venecia (los venecianos la bautizaron como Montenegro) que hacia el año 1000 empezó a ejercer su enorme influencia en el área de Kotor. Así fue como desde 1420 hasta 1797 existió la llamada 'Albania veneciana', un dominio alrededor de la bahía de Kotor (Cattaro) que llegaba hasta la costa del norte de Albania y que perteneció a la 'Dalmacia veneciana'. Como se ve todo muy italiano como corresponde a una zona dominada por esta República tan potente en el Adríatico, incluyendo Italia y Croacia. 
Montenegro es un país pequeño, ya que tiene una extensión parecida a la provincia de Jaén, pero en su territorio encontramos un auténtico parque de atracciones natural. Las llanuras costeras son estrechas, con un ancho de entre 2 y 10 kilómetros a lo largo del accidentado litoral adriático, en el que destaca la bahía de Kotor, considerado el fiordo más austral de Europa y uno de los 23 municipios del país. Estas llanuras acaban abruptamente por la presencia de las mesetas rocosas de estructura kárstica, con cañones erosionados por los ríos y que superan en muchos casos los 2000 metros de altitud como el macizo de Orjen y el monte Lovćen. De hecho, la mayor parte de la población se concentra en la zona central del país –en la región de Zeta y el lago Skadar para aprovecharse de un clima más suave.
Budva, Perast y el vino de Vranac

Sin embargo a Montenegro, uno de los países más pobres del continente, le queda mucho camino por recorrer. Y eso se nota, por ejemplo, en los souvenirs que venden a los turistas (muchos de ellos fabricados en Indochina o China). Modelos anticuados y rancios hasta para las camisetas que son el emblema de todo viajero que quiere un recuerdo bonito y barato. Su principal producto de exportación (a Suiza, sobre todo) es el aluminio y últimamente el turismo parece la nueva piedra filosofal del país. 

Kotor
Esta villa es uno de los atractivos de Montenegro. La bahía de Kotor es una auténtica joya escoltada, como está, por impresionantes estructuras rocosas y pequeñas islas que casi anuncian el cercano cínturón (como el de asteroides de Saturno) de Croacia con Brac y Hvar a la cabeza. 
Isla de Gospe en la bahía de Kotor

En la bahía existen lugares increíbles como la isla de Gospa y su iglesia bizantina (la iglesia es una isla o a la inversa) llamada Nuestra Señora de las Rocas. Si llegas a Kotor en barco deberías intentar ver el paso del buque (dependerá de la hora a la que navegue por la zona) por el llamado 'fiordo de Kotor' que es, en realidad, un cañón (recordemos que aqui las rocas son de tipo kárstico como el cañón del Rio Lobos en España) sumergido del extinto río Bokelj.

Una vez en la ciudad, verás que la circunda (paseable) una muralla en forma de uve, construida por los venecianos, que te recordará a Dubrovnic. Justo enfrente de una de las tres puertas de entrada a la villa -que se llama Puerta al Mar- se encuentra Porto Montenegro, el puerto deportivo más extenso de la zona. 
Las murallas conservan la práctica totalidad de los elementos medievales, torres, puentes levadizos, fosos…..y si sigues con la mirada hasta el final de la misma veras como se funde con la montaña Lovcen y hasta la fortaleza de San Iván, San Juan (St.Jovan) a la que debes subir para contemplar la mejor panorámica de la ciudad.

Se accede por los dos extremos de la villa y en ambos lugares encontrarás a un lugareño sentado junto a una mesa que te pedirá 3 euros para permirte el acceso a las escalera-camino-tortuoso que te llevará a la cima. Si le preguntas por el tiempo que lleva esta subida te dirá que 45 minutos, pero es falso porque en buena forma física no se tarda menos de una hora y cuarto, y con un estado de forma 'normal' no menos de hora y media sin parar. Tened en cuenta que conviene subir a primera hora de la mañana o a última de la tarde para evitar 'morir' en el intento.
Impresionante subida a San Iván

Una vez abajo, de regreso de la fortaleza, no os costará trabajo visitar la plaza de armas con el Palacio Ducal y la torre del reloj construida en 1602 y cuyo mantenimiento se realiza por la misma familia de relojeros desde su construcción. Este reloj sólo se ha parado una vez y fue durante el terremoto de 1979. Luego también debes visitar la catedral de San Tripun, barroca, del siglo IX y que en su interior guarda diversos objetos de oro y plata y cuyo altar está dedicado al santo patrón de la ciudad. El resto de la ciudad medieval y sus templos se realiza en menos de dos horas a paso de tortuga, pero merece la pena recrearse en sus calles.
vista desde San Iván


MAS PISTAS  
LO QUE LAS GUIAS NO DICEN 
La costa de Montenegro cuenta con 72 km. de playas (la mayoría de guijarros) y muchos pueblos antiguos, casi medievales, que debido al poco turismo que aún viaja hasta allí están bien conservados. National Geografic incluyó a Montenegro entre uno de los 50 lugares que debes visitar antes de morir y el NY Times lo incluyó en los 30 mejores lugares del mundo para viajar. Y sea por eso o no, su turismo crece a razón de un 25 % cada año, lo que es una barbaridad. Si llegas hasta Kotor, la ciudad más turística, verás que cerca de la puerta principal de la muralla (antes de entrar) a la izquierda un kiosko de turismo donde te facilitarán gratis el mapa de la ciudad y los horarios de apertura de las diferentes iglesias y museos de Kotor en español. Asimismo, y en un corto trayecto en autocar desde el muelle, se encuentra el astillero naval austrohúngaro y el submarino P-821 completamente restaurado, llamado "Hero", que podrás visitar junto al museo. 

LO QUE NO TE DEBES PERDER
Hay muchos lugares emblemáticos en Montenegro, dependiendo de lo que quieras hacer en el país: desde pasear por la costa a senderismo, pasando por la visita a pueblos emblemáticos y bien conservados, muchos de ellos medievales. Uno de los lugares que no debes perderte es Kotor y su bahía. Tampoco deberías desestimar -aunque sea dura- la subida a la fortaleza de San Iván, también en Kotor, ni la visita a la isla de Gospe od Skrpjela, en español Nuestra Señora de las Rocas. Se trata de un islote artificial resultado del la acumulación del hundimiento de barcos reaprovechados por los marineros, así como de material rocoso. La iglesia es de estilo bizantino y tiene una cúpula de 11 metros de altura. Se llega en lanchas desde la costa de Perast en solo 15 minutos. Otro lugar emblemático es la isla de Bojana, en Ulcinij, que se creó a partir del delta del río de forma artificial y ahora aloja un camping. También son de interés el parque Nacional del lago Skadar, que hace frontera con Albania, el cañón del río Tara, el lago glaciar de Black Lake, o el monasterio de Ostrog, por poner solo algunos ejemplos de este parque de atracciones natural que es Montenegro.
Parque Nacional del lago Skadar

COMER Y DORMIR
La mayoria de los hoteles y lugares para dormir se localizan en la costa del adriático (por razones obvias) y están situados en las zona de Herzeg Novi- Kotor; Budva, Bar y Ulcinij, como el hotel Budva, el Moskva o el Avala Resort, ambos de cuatro estrellas, que no son baratos con precios que van de los 120 a los 200 euros noche, aunque tambien hay apartamentos como el Captain, con desayuno incluido y 70 euros noche. 

En cocina, la gastronomia local no puede evitar la influencia italiana y turca. Hay lugares tan dispares en precio como en calidad y es difícil recomendar uno en concreto. Sin embargo, uno de los platos típicos es el Cevapi, carne picada a la brasa sobre pan, cebolla y una especie de yogur que se llama kajmak. Otros platos que debes probar son el Kacamak (harina y patata); el Brav u Mlijeku (cordero cocinado en leche); el 'San Jacobo Montenegrino, o Popeci (ternera enrollada con queso y jamón y frito) o las albóndigas o Cufte. Para desayunar, en algunos sitios ponen  Burek (empanada rellena de queso blanco, verduras o carne) y de postre es famoso el Baklava (pastel de nueces y miel) y el Krempita (pastel relleno de crema pastelera). Los vinos tampoco están del todo mal. Los más conocidos se elaboran a partir de vides cultivadas en el sur del país de uvas Vranac y Krstac. Los más apreciados son los primeros y su indutstria vitivinícola se encuentra en estado de transformación y modernización ayudados por expertos españoles de La Rioja. En cuanto a la cerveza, la más famosa es la  Niksik (como la niksicko).