Nuestras RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Fiordos, los guardianes del glaciar

Lengua del glaciar Jostedal
Viaje al centro de la naturaleza

No se sabe si es porque su nombre suena bien o porque le da caché a nuestros recuerdos, pero lo cierto es que habrá poca gente que no quiera conocer los Fiordos noruegos. Y ahora, además, es la época perfecta: con días larguísimos y noches diminutas en un cielo limpio en el que te puedes mirar como un espejo. Cuando vuelves de allí, además, y has sido capaz de entender el lenguaje de los glaciares, estás seguro de que tenemos un Planeta maravilloso y que nos lo estamos cargando a marchas forzadas a fuerza de producirle heridas profundas en pos de un beneficio económico que no es sostenible. Así que no os demoreis mucho en visitarlos...por si acaso.
Entrada al Sognefjord
Probablemente, una de las señales de auxilio más atronadoras de la naturaleza son las que emiten los glaciares en franco retroceso o licuándose poco a poco. Se ve en la Antártida, en el Perito Moreno y también en Canadá, el Ártico y en Noruega. Y es que una de las dolorosas enseñanzas que se adquieren cuando viajas hasta los Fiordos noruegos y visitas alguno de sus glaciares, es que nos estamos cargando el Planeta.
Sin embargo, y con la idea de ser 'positivos', os proponemos este periplo por Escandinavia en el que visitaremos el Fiordo de los Sueños, el de Geiranger  y el glaciar Jostedal, entre otras bellezas naturales, todos más que maravillosos. 
Vamos a obviar,en esta ocasión, la ciudad de Bergen -aunque sea la puerta de los Fiordos y un lugar bellísimo- porque ella merece un post por si misma- y para centrarnos en la naturaleza salvaje de estos parajes. Naturaleza que se vuelve boscosa, o con tundra, con cascadas que aparecen y desaparecen de acuerdo con el clima y de un viaje en tren, el de Flam, que, aunque turístico, no te debes perder. Esta es, además, la mejor época del año para visitarlos porque los días son muy largos y las noches muy cortas, aparte de que el tiempo es más benigno con los visitantes.


Fiordo de los sueños, ahora ya sabéis por qué
En todo caso, seguro que alguna vez os habeis preguntado qué es un fiordo y la respuesta es que son las paredes de un barranco excavado por un glaciar y que, tras miles de años, ha sido invadido por el mar, uniendo agua dulce y salada. Normalmente están bordeados por montañas que nacen bajo el nivel del mar; es decir, son submarinas, aunque su altura sobre la tierra en la actualidad sea impresionante.

Flam desde el famoso tren
Algunos de ellos son tan bellos -el de Geiranger fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2005- como conmovedores. Pero no es decirlo como verlo. Hay que estar allí y, si se puede, escuchar música del grupo local Secret Garden. Sus canciones van perfectas para hacer cualquiera de estos recorridos y evocarán la naturaleza noruega, casi vikinga, cuando regreséis a España.
Geiranger está en la costa noroeste del país, y tiene 15 km. de longitud. Es el fiordo que recibe mayor cantidad de visitas al año, unas 600.000, según cálculos oficiales. Allí fondean incluso cruceros porque al final del mismo existe un pequeño poblado –donde nos tomamos una de las cervezas más calientes y chungas de nuestra vida- con hoteles no muy lujosos, pero correctos. No esperéis diversiones en Noruega, porque son un poco sosainas, así que los sitios para tomar copas a la española son escasos y en los fiordos, inexistentes.Pero aquí no se viene de juerga gitana, sino para admirar la naturaleza.
Geiranger


 Y puestos a ello, otra de nuestras recomendaciones en que visitéis el fiordo de los sueños, que está situado justo al norte de Bergen.Trazado entre importantes alturas, en la zona más interior sus aguas dulces se van mezclando con las del mar hasta alcanzar la desembocadura, que está a nada menos que 240 km, por eso sólo se recorre un pequeño tramo. Son aguas oscuras y en algunos puntos alcanzan una profundidad de 3 kilómetros, casi nada. Suele hacer viento, así que hay que ir provistos de una cazadora cortavientos o similar, incluso si hace buen tiempo.
Glaciar 'azul' de Jostedal
A estos fiordos se puede acceder por tierra, a través de tortuosas carreteras de una sola dirección, o desde cruceros. Sin duda, la mejor opción es la segunda, pero la mayoría opta por la primera porque permite ver la naturaleza en todo su esplendor, aunque duela el trasero de tanto coche. Una vez que se llega hasta la falda del fiordo se toma un ferry que es en el que haremos el recorrido, en el que, si lleva agua, podremos admirar la famosa cascada de las 'Siete hermanas' y su contraparte 'El Pretendiente'.
A la vuelta, os recomendamos ir hacia Briskdal para hacer noche y al día siguiente estar frescos para admirar el maravilloso glaciar de Jostedal. 
Se llega nuevamente en coche por las mismas carreteras tortuosas y en la base, con centro de visitantes, tienda de recuerdos y restaurantes. Se puede elegir subir andando (una hora de ascensión, mas o menos), o en vehiculo motorizado. Nosotros recomendamos ir andando, porque puedes acceder por lugares que los todo terreno oruga no pueden. Además, es más respetuoso con la naturaleza. 
La ascensión es durilla, aunque de vez en cuando, y en según que curvas, puedes remojarte con el agua derretida que baja por las cascadas. En realidad es un parque Parque Nacional, Jostedalsbreen, que contiene el glaciar más grande del continente europeo, aunque su superficie se ha reducido en los últimos años por culpa del calentamiento global. Hay que subir y llegar hasta la lengua del glaciar que sorprende porque el agua que contiene es azul. Precioso, maravilloso, inmenso…Si vas acompañado/a, mejor, jamás se os olvidará.
Briksdal
MAS PISTAS
LO QUE LAS GUIAS NO DICEN

Bergen
Uno de las experiencias más apabullantes es ver un glaciar (y tocarlo). El de Jostedal es impresionante y, si vais, veréis que la gente que sube al hielo lleva botas con crampones. Si haces el camino en zapatillas de deporte (lo normal) ten cuidado si vas a subir sobre el hielo, porque hay serio de riesgo de que te des un leñazo. Pero, ¿por qué el color del hielo es azul? Pues por la condensacion de las particulas de oxígeno, cuyo núcleo es azul, que se produce cuando se juntan tras la congelación del agua dándole ese color tan espectacular. Por otro lado, no hagas trastadas como colarte en una fila (muy español) o cruzar una calle por donde no hay paso de cebra (también muy español). Cuando ven a alguien que hace eso, dicen que ha hecho una ‘españolada’.Lleva moneda local, porque igual no aceptan euros o los cambian con sobreprecio.


PARA NO PERDERSE

Cascada de las 7 hermanas
El efecto azul de los glaciares no se aprecia desde lejos, asi que es imprescindible llegar hasta ellos. Hay gente que no quiere hacer el esfuerzo de andar un poco…así que ellos se lo pierden. Tampoco se os olvide subir hasta el mirador que hay sobre Geiranger; en la carretera que va a las estepas y a Lom, fotos ideales y sensaciones indescriptibles. Fotografíate en la zona de salida del Fiordo de los sueños….es para soñar. 



COMER
Iglesia en Lom
No vamos a extendernos mucho en esto, porque ya he dicho que la comida es regular y los hoteles sólo correctos. Cualquiera que tenga 4 estrellas vale, pero no esperéis lujos de ningún tipo…claro que tampoco se echan de menos. Aquí lo que importa es visualizar el paisaje y retenerlo para siempre y si es al lado de alguien con quien compartirlo, mucho mejor. Aún así, para comer con una buiena rtelación calidad precio hay que acercarse hasta Oslo o sus inmediaciones. Las mejores direcciones son el Oro Bar &Grill y el Restauranteik .