Nuestras RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Manzanares El Real, a las puertas del cielo (de Madrid)

Un paisaje espectacular a menos de 50 km. del mundanal ruído
Puede ser una excursión de una mañana o un dia - dependiendo de si vives o no en Madrid y alrededores-, pero es mágica. Se trata de disfrutar del embalse de Santillana, famoso ahora por la marquesa que interviene en la serie Aguila Roja, y también por el majestuoso castillo que vigila sus aguas. Nosotros nos lo hemos saltado porque lo hemos visitado en numerosas ocasiones, pero si no has entrado, debes hacerlo porque merece mucho la pena.Es, claro, está el castillo de Manzanares el Real.
El embalse de Santillana está a pocos kilómetros de Madrid y forma parte, entre otros lugares, del pueblo de Manzanares el Real y de su esplendoroso castillo. Tan fácil de llegar, se trata de dirigirse por la carretera de Colmenar Viejo hasta Manzanares, a pie mismo de la Pedriza para iniciar una excusión que, por supuesto, se puede hacer con niños.
Castillo 'vigia' del embalse

Si vas ya mismo y tienes afición (o mejor, eres experto) en micología podrás encontrar por el camino distintas especies de setas comestibles, como los preciados níscalos, que podrás recolectar y comer sin problemas. Pero, eso sí, o eres experto/a o se lo muestras a un experto o experta porque de otro modo los riesgos que se corren son muy altos. 
En todo caso, y como simple aficionado, siempre te puedes dedicar a hacerles fotos, evitando arrancarlos o pisarlos como hacen algunos 'energúmenos del medio ambiente'. Si dejas su raíz intacta, el año que viene volverán a salir con las primeras lluvias de otoño y estaremos contribuyendo a conservar nuestro espacio rural y la biodiversidad de los alrededores de Madrid tan impresionante y desconocida para la mayor parte de la población ( ya sean propios o extraños).
Y es que Madrid tiene fama de estrés, humos, coches, atascos...Estereotipo que sin ser falso del todo, guarda trampas fermentadas en la ignorancia. La provincia de Madrid, como la sierra norte, la cuenca alta del manzanares, la sierra pobre, somosierra...guarda rincones espectaculares, tanto que si no dijéramos la verdad de las fotos bien podrían confundirse con un paisaje del norte de España e incluso del norte de Europa.
La pedriza en todo su esplendor

Y, además, si sale un día de esos buenos, con frio y sol verás la luz de uno de los cielos más apreciados por los fotógrafos del mundo: el cielo de Madrid...y aquí estarás a las puertas del idem.
Setas 'a gogó'
La excursión para todo tipo de senderistas (los bizarros y los demás) comienza llegando (en coche) hasta una rotonda con puente antiguo que hay a la salida de Manzanares en dirección a Cerceda. En esta rotonda se toma la tercera salida a la izquierda que conduce en dirección al cementerio y siguiendo por ese camino asfaltado que circula cerca de la orilla del pantano se llega hasta otro puente ya sobre la cola del pantano y encima mismito 'del agua' que, por cierto, es vedado de pesca y que hidrata a los ciudadanos de Madrid por lo que está prohibido el baño y las embarcaciones.
Allí se puede dejar el coche (antes o después del puente). Al llegar ya se empieza a ver lo que nos espera: un paisaje monumental: el castillo de manzanares, el pantano, la pedriza...los campos verdes, los patos, los peces...la alegría de la naturaleza que siempre sorprende seas urbanita o no lo seas.
vaquitas que miran
Mojones de diseño

Hay dos rutas básicas (siempre al cruzar el puente): una que sale a la izquierda y que circunda el pantano y otra que sale a la derecha y que empieza con una subida que parece eterna, pero que tienesu sin, os lo aseguramos. Esta pendiente, no muy pronunciada lleva hasta un llano y desde ahí si tienes ganitas pues lleva hasta el puebo de Cerceda.
No obstante, antes y durante, siempre puedes entretenerte a fotografias (o si entiendes de micología) coger alguna que otra seta y, con suerte, algún níscalo inconfundible por su color naranja -por todos lados, incluso la base y el talle- y siempre cerca de los pinos. Por el camino, y saliendo de él a la derecha, hay montones de pinos, aunque el árbol que más prolifera es la encina con unas bellotas de alucinar.
En la cola del pantano de Santillana

En algunos lugares el campo está vallado, por lo que te obliga a seguir por el camino de tierra y torear (con la vista) alguna de las vaquillas que pastan por el lugar. Mucha gente va en bicicleta y los lugareños, como no, en coche y con cesta, porque muchos de ellos van a recolectar setas. Así que si vas a Manzanares, estarás a las puertas del cielo...de Madrid.