Nuestras RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Grupo Nove en Madrid, ¿espectáculo fallido?


La extraordinaria gastronomía gallega no pudo brillar como merecía

Tal vez alguno de los cocineros presentes ayer en la celebración del 10 aniversario del grupo Nove de chefs gallegos, consiga el jueves 22 de noviembre su primera estrella Michelin y, también, es más que probable, que algún otro suba otro puesto en el 'cajón', con su segundo entorchado, pero la sapiencia gastronómica (mucha, ya os lo digo yo, que soy un enamorado de esta 'troupe' gallega) de estos chefs no se vio correspondida por la organización del acto desarrollado en la capital de España.



Partiendo la tarta
Se celebraba nada menos que el décimo aniversario (que se cumple en 2013) desde que un grupo minúsculo de chefs gallegos (grupo Nove), que entonces (y ahora) se preocupaba por renovar el recetario de la cocina tradicional, respetando el producto de primera que tienen en Galicia, se uniera para 'hacer fuerza' y promocionar esta gastronomía fuera de sus fronteras. 

El lugar elegido fue el Teatriz, en Madrid, y allí reunieron a nada menos que 21 cocineros miembros de este grupo, entre ellos a Pepe Solla (Casa Solla, Xosé Torres Cannas (Pepe Vieira), Marcelo Tejedor (Casa Marcelo), Yayo Daporta (Yayo Daporta), Juan Manuel Crujeiras y Beatriz Sotelo (o al revés) (A Estación),Alberto G. Prelcic (Silabario), Gonzalo Rei (el Mercadito), Antono Botana (Pandemonium), Javier González (A Reixadora), Miguel Angel Campos (A Gabeira), Rafael Centeno (Maruja Limón)....hasta los 20 más uno cocineros.

plato dulce de Pepe Vieira
¿Y las elaboraciones? Maravillosas. Lamprea del Miño ahumada y glaseada, jugo de pimientos a la brasa de roble y tirabeques tiernos, encebollado de zamburiñas con espuma de patata y queso San Simón, infusión de guiso de berberechos, el huevo que no es (dos pases), leche, cacao, avellanas y azúcar (y no era Nocilla), bacalao a la gallega con chicharrón de su piel sobre crema de coliflor y garbanzos...la mundial.

Se me hace, de nuevo, la boca agua sólo con leer los nombres (que es lo que hice también durante el acto) porque apenas pude probar 4 de las 21 elaboraciones, no sin antes destrozar los isquiotibiales (lo que se aprende viendo fútbol) de otros tantos comensales que me precedían en la fila. No había cerveza, escaseaba el vino y los asistentes decidieron atracar a los camareros allí donde más les duele: en la puerta de servicio. Les ví acorralados, como Rambo, ante los ojos iracundos de hordas de comensales (me dijeron que casi 300, yo no los conté porque no podía moverme) que esperaban para atacar las bandejas de vino antes, incluso, de que se sirvieran. El calor, el gentío y una discreta organización, dejaron al descubierto un acto que tenía que haber haber sido lo más de lo más
a tenor de los cocineros que se reunieron, pero que no pudo lucir lo que merecía.

Una de las preguntas que quedó en el ambiente,
aforo
y que nadie me supo contestar, es ¿cómo en un acto supuestamenteb realizado para promocionar la cocina gallega en Madrid, la mayoría de los invitados eran gallegos? ¿No es más lógico que, salvando las invitaciones básicas a residentes gallegos en la capital, el aforo, de no más de 150 personas, para que los chefs hubieran podido dar un servicio acorde a sus méritos, fuera de Madrid u otros lugares ajenos a Galicia para promocionar, así sí, su cocina, chefs y restaurantes? 

Creo que estos maravillosos cocineros merecían más; mucho más, y es posible que, por problemas organizativos, ésta haya sido una oportunidad perdida para el grupo Nove y para Galicia en Madrid. El tiempo dirá, pero esperemos que no sea así.