Síguenos en RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Remando en la misma dirección...hacia el abismo

La corrupción de los Pokémon


Los que tienen niños pequeños o los tuvieron hace 25 años saben perfectamente qué es un Pokémon. Yo, si os digo la verdad, no lo tengo claro a pesar de que me lo han  explicado veinte veces. Por eso, todo lo que diga al respecto es ‘presunto’, como si hablara del miserable José Bretón, y digo miserable no porque yo le haya condenado sin juicio por el presunto asesinato de sus hijos, sino porque sólo perderlos en el parque, como jura y perjura que ocurrió, ya es un delito mayor.

Pero no era de esto de lo que quería hablar, sino de los Pokémon; unos bichos japoneses que van metidos en una bola, que lanzan tormentas de fuego, rayos incandescentes, y muchas más cosas inquietantes e incomprensibles, y que combaten contra otros bichos en un escenario como de coliseo romano (ay, estos japoneses con su Tate mae y sus gilipolleces). Sin embargo lo mejor de los Pokemon es que cuando ganan a un rival evolucionan y se hacen más fuertes.

¡Leche!, ahora sí que lo entendí. Y no por los dibujos animados que ponen en Clan TV, sino por el caso Pokemon en el que está implicado el ya exalcalde de Orense. Y es que ponerle el nombre a esta operación tiene todo el sentido del mundo, porque algunos ediles, que son personas como otras cualesquiera que van por la calle, ‘evolucionan’ como un Pokemon cuando desempeñan cargo públicos. Evolucionan, claro, hacia la corrupción, la prevaricación, la insolencia, la soberbia, la desidia, la molicie (que bonita palabra derivada del léxico de la judicatura), la fanfarria, el bluff y la mentira.

De manera que, sin saberlo, hemos tenido años y años (y aún tenemos) montones de Pokemon insertados en el tejido local, provincial y autonómico; muchos de ellos, amparados o bajo el ala de otros Pokemon mas evolucionados que ocupan cargos de más alta responsabilidad. Pokemon que son como Picachu o Charmaleon, pero con gafas, perilla o cara de memos; es decir, como cualquiera de nosotros. Por eso en Europa y resto del mundo nos van a empezar a conocer como el país de los Pokemon. Infraestructuras tiradas a la basura por capricho político: palacios de congresos deshabitados, polideportivos parqa que pasten las ovejas, aeropuertos fantasmas, estaciones de tren en tierra de nadie...un desplifarro inaceptable que estamos pagando y vamos a pagar bien caro.

¡Qué poco nos ha durado el efecto marca España de nuestros cocineros, tenistas, futbolistas y jugadores de baloncesto, sobre todo. De nada nos ha valido parir genios como Ferran Adriá, Rafa Nadal, Pau Gasol o Iker Casillas, por poner unos ejemplos, porque el efecto del Picachu de Orense, el de Valencia, el de Barcelona, el de los Eres Andaluces, el banquero tóxico y otros bichos de nuestros tiempo nos han puesto tras la pista de esta liebre que es la crisis que nunca logramos superar con nuestra alma podenca

Fuimos los cerdos, los PIGS (Portugal, Italia, Grecia y Spain), para los próceres de la economía mundial; el Vaticano del dinero y la especulación, y hemos pasado a ser los Pokemon. Pero lo que temo es que dentro de poco pasemos a ser los Bob Esponja. Los personajes los tenemos: Raj Esponja; el señor Guindos Cangrejo; Cospedalamardo; Arielita Santa María y PatricioMontoro; y el lema de la operación también: ‘rememos todos en la misma dirección’, Cospedalamardo dixit. Que manía con repetir este latiguillo constantemente, ni que esta mujer hubiera estudiado en Oxford -por lo de las regatas- o fuera cuñada del Marinero Tarugo. El caso es que estamos en un buen lío aquí en 'Fondo de Bikini Spain'.

Algún día sabremos por qué dimitió Esperanza Aguirre, que significado tenían los gritos que se oyeron en el despacho de Rajoy en Génova, y si Cospedal tuvo algo que ver en el desenlace.Pero mientras lo averiguamos, me atrevo a dar la receta para salir de la crisis: menos rescate, menos austeridad, menos psicosis y menos amenazas y sacrificios sin sentido; no hay que gastar poco, sino gastarlo bien, que no es lo mismo. ¿Para cuando la ayuda a los autónomos y emprendedores? ¿Por qué no se dan pasos para remar en la misma dirección… hacia el fomento del autoempleo? Necesitamos crédito, consumo y trabajo, pero sólo he oído a Patxi López decir algo parecido y coherente en un mitin previo a las elecciones vascas. Los demás a lo suyo.¡Cospedalamardo!: a ver si va a ser que estamos remando todos en la misma dirección…pero hacia el abismo.