Nuestras RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Ponferrada, tierra de Templarios

















El castillo de la ciudad se alzó para defender a los peregrinos que hacían el Camino de Santiago

Ponferrada se encuentra en el corazón de El Bierzo, en León. Extendida en territorio e industrializada, es casi más grande que la capital de esta provincia tan extensa. Al llegar da la impresión de que no tiene ningún monumento que ver, sin embargo en el centro histórico esconde varias joyas arquitectónicas espectaculares como la basílica de la Encina, la Torre del Reloj, la Casa de los Escudos o la Real Cárcel. Ninguna de estas bellezas tiene desperdicio, pero si hay que quedarse con alguna yo me quedo con el Castillo de los Templarios, no sólo porque la historia de este grupo de caballeros defensores del Santo Grial sea tan misteriosa como atrayente, sino porque el edificio, sobre todo por fuera, es una maravilla que no debes perderte si vas hasta esta ciudad leonesa.

El Castillo, construido entre los siglos XI y XV, fue declarado Monumento Nacional Histórico Artístico en 1924. Su historia dice que fue cedido por los condes de León a los Templarios para que pusieran un poco de orden. El hecho es que, al ser Ponferrada, encrucijada en el Camino de Santiago, acudía gran afluencia de peregrinos y gentes, en general, lo que elevó los índices de delincuencia y los Templarios ayudaron a su control.
La orden del Temple se instaló aquí en el año 1178, un recinto que antes fue castro y ciudadela romana. Ellos la amplían y mejoran como defensa del Camino de Santiago, siendo terminada en 1282.

Como ocurre con otros castillos españoles, este también ha sufrido inumerables añadidos y reformas que hacen del recinto actual otro muy distinto al original. Ahora, además es buen momento para ir, primero porque está cerca la semana santa y, segundo, porque hay dos exposiciones: una de los templarios y otra de libros antiguos que es una maravilla. Espectacular. Yo fui con el tiempo un poco justo y no me puede entretener porque cerraban, pero os aconsejo que os dejeis un hueco de tiempo bien grande para recorrerla con tranquilidad y detalle. Se llama Templum Libri y en ella se muestra la grandeza de los libros más bellos de la historia creados para uso restringido; es decir, para recocijo de unos pocos (nobles e iglesia). Los libros expuestos, más de un centenar de piezas, se dedican, en una sala, a la temática religiosa y en otra a ciencias y humanidades, todo en edición facsimil.

Otro de los momumentos destacados de la ciudad es la Basílica de la Encina, renacentista y que guarda en su interior a la Virgen de la Encina, la Morenica, patrona del Bierzo. Dice una leyenda que la talla de la Virgen fue escondida para ocultarla a los invasores musulmanes. Y así estuvo escondida siglos hasta que los Templarios, quienes si no, la encontraron en el hueco de una encina mientras cortaban madera y por eso se llama así.

En lo que respecta a la Casa de los Escudos -ahora la casa de la radio en honor a Luis del Olmo, vecino de la ciudad-, es una construcción del siglo XVII y es de estilo barroco. Sin embargo, la Torre del reloj es renacentista y está ubicada en un lugar emblemático, justo sobre una de las puertas de la muralla medieval. Finalmente, la Real Carcel, también renacentista del siglo XVI es hoy la sede del museo municipal del Bierzo.


MAS PISTAS

LO QUE LAS GUIAS NO DICEN

Debes visitar alguna palloza. Las tienes en los Ancares y también en Lugo, muy cerca de allí. Se trata de unas construcciones de planta circular y con techo de cuelmos de centeno típica de la región y donde convivían, bajo el mismo techo, aunque en dos zonas diferenciadas, animales y personas con el objetivo de poder hacer frente a los duros inviernos sin tener que salir de la casa. Dicen que su construcción imita a las cumbres que las rodean: más bajitas en O Cebreiro, Lugo (foto 6 con nieve) y más altas en Balboa (foto 5).

PARA NO PERDERSE
El pueblo de Balboa. Está cerca de Ponferrada, y la carretera accesible (lo que no ocurre con el valle del Silencio, así que mejor no ir). Este pueblo parece de cuento. Aparte de dos famosas pallozas, la de Chis y la de las gentes, cuenta con la Iglesia de Santa Marina, el Castillo..y hasta una playa fluvial. Si cierras los ojos, por un momento podrías estas en Noruega, cerca de los Fiordos. Imprescindible, no os lo perdais. Una de las pallozas hace de bar- restaurante, así que se puede comer allí.

COMER Y DORMIR

El más lujoso de la ciudad probablemente sea el AC hotel Ponferrada, pero también puedes considerar una opción por relación calidad-precio y su ubicación, los hoteles Aroi - el Bierzo Plaza, de 3 estrellas- y el Ponferrada de 4, yo no he estado en ninguno de ellos, pero tienen buena pinta. Como también la tiene, en Balboa, el hotel rural Ancares. Para comer (estuve en ambos) en Ponferrada, el restaurante las Cuadras, en la zona monumental, pero, sobre todo Casa Ramón. El restaurante está situado en un pueblo cercano a Ponferrada que se llama Molinaseca. Hay que reservar (987453153) porque en dias se fiesta se pone hasta la bandera. La cocina de Ramón Balboa, chef y propietario, está pegada al producto y la calidad de la materia prima que utiliza para elaborar su carta es notable. Las raciones abundantes; los guisos espectaculares y los postres de ensueño: si vas no te pierdas la tarta de queso.