Nuestras RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Fiordos, las huellas de los glaciares






















Último 'tren' a Noruega

El Fiordo de los sueños (foto central), el de Geiranger (foto inferior) y el glaciar Jostedal (foto superior) son tres visitas obligadas a Noruega. Aún estas a tiempo de ir antes de que empiece el frío. En todo caso, más que ponerle adjetivos superlativos, sólo quisiera deciros que no os vayais de este mundo sin conocerlo: así de sencillo.


Seguro que alguna vez os habeis preguntado preguntado qué es un fiordo. Pues la respuesta es que son las paredes de un barranco excavado por un glaciar y que, tras miles de años, ha sido invadido por el mar, uniendo agua dulce y salada. Normalmente están bordeados por montañas que nacen bajo el nivel del mar; es decir, son submarinas, aunque su altura sobre la tierra en la actualidad sea impresionante.


Algunos de ellos son tan bellos, como ocurre con el de Geiranger, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2005, como conmovedores. Pero no es decirlo como verlo. Hay que estar allí y, si se puede, escuchar música de Amaral y del grupo local Secret Garden. Sus canciones van perfectas para hacer cualquiera de estos recorridos y evocarán (aunque a mi me traigan más recuerdos las canciones de Amaral), la naturaleza noruega, casi vikinga, cuando regreséis a España.

Geiranger que está en la costa noroeste del país, y tiene 15 km. de longitud, es el fiordo que recibe mayor cantidad de visitas al año: unas 600.000, según cálculos oficiales. Allí fondean incluso cruceros porque al final del mismo existe un pequeño poblado –donde me tomé una de las cervezas más calientes y chungas de mi vida- con hoteles no muy lujosos, pero correctos. No esperéis diversiones en Noruega, porque son un poco sosainas, así que los sitios para tomar copas a la española son escasos y en fiordos, inexistentes.


Pero aquí no se viene de juerga gitana, sino para admirar la naturaleza. Y puestos a ello, otra de mis recomendaciones en que visitéis el fiordo de los sueños, que está situado justo por encima de Bergen. Trazado entre importantes alturas, en la zona más interior sus aguas dulces se van mezclando con las del mar hasta alcanzar la desembocadura, que está a nada menos que 240 km, por eso sólo se recorre un pequeño tramo. Son aguas oscuras y en algunos puntos alcanzan una profundidad de 3 kilómetros, casi nada. Suele hacer viento, así que hay que ir provistos de una cazadora cortavientos o similar, incluso si hace buen tiempo.


A estos fiordos se puede acceder por tierra, a través de tortuosas carreteras de una sola dirección, o desde cruceros. Sin duda, la mejor opción es la segunda, pero la mayoría opta por la primera porque permite ver la naturaleza en todo su esplendor, aunque duela el trasero de tanto coche. Una vez que se llega hasta la falda del fiordo se toma un ferry que es en el que haremos el recorrido, en el que, si lleva agua, podremos admirar la famosa cascada de las “Siete hermanas” y su contraparte “El Pretendiente.


A la vuelta, os recomiendo ir hacia Briskdal para hacer noche y al día siguiente estar frescos para admirar el maravilloso glaciar de Jostedal. Se llega nuevamente en coche por las mismas carreteras tortuosas y en la base, con centro de visitantes, tienda de recuerdos y restaurantes, se puede elegir subir andando (una hora de ascensión, mas o menos), o en vehiculo motorizado. Yo recomiendo ir andando, porque puedes acceder por lugares que los todo terreno oruga no pueden. Además, es más respetuoso con la naturaleza.


La ascensión es durilla, aunque de vez en cuando, y en según que curvas, puedes remojarte con el agua derretida que baja por cascadas. En realidad es un parque Parque Nacional, Jostedalsbreen, que contiene el glaciar más grande del continente europeo, aunque su superficie se ha reducido en los últimos años por culpa del calentamiento global.Hay que subir y llegar hasta la lengua del glaciar que sorprende porque el agua que contiene es azul. Precioso, maravilloso, inmenso…Si vas acompañado/a, mejor, jamás se os olvidará.


Finalmente, contaros algunas cosas sobre Noruega y los noruegos. La comida es bastante monótona y plof. Los chicos y chicas se van de casa a los 18 años y se casan, lo que hace que los padres queden solos muy jóvenes (dicen que esta es una de las razones de que tengan tan alta tasa de suidios, aunque yo creo que también influye la falta de sol). En invierno hay apenas tres horas de luz solar y por eso muchas empresas pagan a sus traajadores unos días de estancia en las Islas Canarias. Eran el país más pobre de Europa, hasta que encontraron petróleo y ahora son los que tienen mayor renta per capita. Pagan muchos impuestos y esto hace que al final tenga casi el mismo sueldo un licenciado que un trabajador, por eso mucha gente prefiere dedicarse a un oficio que estudiar una carrera y hay déficit de profesionales en algunas áreas. Todos hablan inglés y en las casas utilizan tan poca luz dentro que parece que estuvieran en penumbra.

MAS PISTAS

LO QUE LAS GUIAS NO DICEN
Uno de las experiencias más apabullantes es ver un glaciar (y tocarlo). El de Jostedal es impresionante y, si vais, veréis que la gente que sube al hielo lleva botas con crampones. Si haces el camino en zapatillas de deporte (lo normal) ten cuidado si vas a subir sobre el hielo, porque hay serio de riesgo de que te des un leñazo. Pero, ¿por qué el color del hielo es azul? Pues por la condensacion de las particulas de oxígeno, cuyo núcleo es azul, que se produce cuando se juntan tras la congelación del agua dándole ese color tan espectacular. Por otro lado, no hagas trastadas como colarte en una fila (muy español) o cruzar una calle por donde no hay paso de cebra (también muy español). Cuando ven a alguien que hace eso, dicen que ha hecho una ‘españolada’.
PARA NO PERDERSE
El efecto azul de los glaciares no se aprecia desde lejos, asi que es imprescindible llegar hasta ellos. Hay gente que no quiere hacer el esfuerzo de andar un poco…así que ellos se lo pierden. Tampoco se te olvide subir hasta el mirador que hay sobre Geiranger en la carretera que va a las estepas y a Lom, fotos ideales y sensaciones indescriptibles. Fotografíate en la zona de salida del fiordo de los sueños….es para soñar. Pon música de Secret Garden y déjate contagiar por la belleza de la naturaleza. Por cierto, hay cds de ellos a bastante buen precio en muchos lugares. Lleva moneda local, porque igual no aceptan euros o los cambian con sobreprecio.

COMER Y DORMIR
No voy a extenderme mucho en esto, porque ya he dicho que la comida es regular y los hoteles sólo correctos. Cualquiera que tenga 4 estrellas vale, pero no esperéis lujos de ningún tipo…claro que tampoco se echan de menos. Aquí lo que importa es visualizar el paisaje y retenerlo para siempre y si es al lado de alguien con quien compartirlo, mucho mejor.