Nuestras RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Zapatero huele a ballenato

Bandera Roja

Hace unos días, mientras atusaba la toalla sobre la playa para fijar mi moreno latin lover (je,je), apareció, en la provincia de Castellón, un cachalote muerto. Sí, habeis leído bien: una ballena en el litoral levantino. Inusual. Impropio de esta zona. ¿La razón? Probablemente se había perdido –las ballenas llevan una especie de brújula en su cuerpo que les dice el rumbo que deben tomar- y esta pobre, por la razón que fuere, la debía tener averiada.

Olía fatal, no sólo a pescado, sino a putrefacto porque debía llevar varios días muerta al pairo de las olas y las mareas. Y no sé por qué pensé en Zapatero. Desde que Rubalcaba ha anunciado no se qué (porque nadie sabe qué, salvo que hará un giro a la izquierda en sus propuestas), el pobre ZP se parece a esa indefensa ballena muerta y varada en una playa castellonense. Se ha convertido en un cero a la izquierda –si es que no lo era ya- de la política con don Alfredo dándole órdenes y ocultántole –tiene bemoles la cosa- su programa electoral, sus propuestas contra el paro…tiene razón el PP: si sabe cómo acabar con el paro, ¿por qué no empiezan a aplicar ya esas medidas? Un despropósito.

Antes, los culebrones del verano eran el primer baño en Ibiza de Ana Obregón o los últimos fichajes futboleros. Ahora, no. Ahora son, digamos, hijos de un dios menor, y en lugar del enlace Casillas-Carbonero/ Piqué-Sakira o incluso la copa del mundo de fútbol nos tenemos que conformar con Rubalcaba, que es más triste que vivir en Soria –soy un enamorado de la provincia de Soria, pero los refranes son los refranes-.

Pues eso, que la ballena Zapatero huele mal, no sólo porque esté muerta, sino porque murió hace tiempo y está en proceso de descomposición. Por eso los socorristas, que bien podrían ser 'los mercados' o la misma UE , han puesto bandera roja para que nadie se bañe. Y es que pudiendo haberse ido a buscar otros mares, esta pobre ballena zapateril se ha empeñado en ir a morir en los brazos de Camps, por aquello de que quedó varada en una playa levantina (ojo al dato: la segunda que llega muerta a playas levantinas en menos de cinco días).

¡Qué ironías tiene la vida¡ y qué analogías. Tras horas en la orilla, llegó una grúa con el nombre de maquinarias Rubalcaba , y tras horas y horas de mal olor (ZP lleva meses, eso sí), y la pertinente autorización de la autoridad competente (ya sabeis como son estas cosas en España, policía municipal, guardia civil…solo faltó Grissom, de CSI, para dar el visto bueno), tomó a la ballena por la aleta de cola y la levantó para sacarla del agua.

Una vez fuera, el cachalote quedó expuesto durante algunas horas más en la misma playa suspendido en el aire por la grúa hasta que la llevaron al despiece y, supongo, posteriormente a la basura. Sin embargo, y aunque han pasado algunos días, los bañistas siguen percibiendo ese olor a putrefacto que mantendrá la playa cerrada con bandera roja algunos días más. Real como la vida misma, ¿a que sí?

Hoy la UE se reúne en una cumbre financiera para ver qué hacen con los ‘pigs’ del sur, Grecia e Italia, y cómo evitar que España se contagie. De momento, el diferencial con el bono alemán y la famosa prima de riesgo (el interés que tenemos que pagar por el dinero que nos prestan) está en máximos históricos, 300 puntos, y seguirá así, y la bolsa cayendo, hasta que todo se aclare. ¿Elecciones anticipadas? De momento, tenemos bandera roja. ¡A ver cuando nos podemos volver a bañar tranquilos de una vez por todas¡