Síguenos en RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Hoces del Duratón...en piragua









El plan perfecto para un fin de semana

Las Hoces del Duratón son uno de esos lugares que es necesario visitar en cualquier época del año. Pero, ahora, en pleno verano, se convierte en el plan ideal para combatir el calor a bordo de una piragüa. Pero, tranquilos, que no os propongo el descenso del rio Sella, sino una ruta estupenda y tranquila por el cañón y que se puede hacer al ritmo que uno quiera. El plan es perfecto no sólo porque se puede hacer en pareja, sino porque incluso puedes llevarte a los niños, que se lo pasarán en grande.

Situadas a pocos kilómetros del pueblo segoviano de Sepúlveda, las Hoces del Río Duratón tienen, por así decirlo, vida propia. Y no es porque el pueblo no tenga interés, sino porque llegar hasta la ermita de San Frutos y contemplar el espectáculo del río corriendo entre los meandros, ya es una maravilla en sí mismo.

Si vamos a hacer la excursión en piragüa, lo mejor es llevarla contratada antes de salir, por si las moscas. Busca alguno de los clubes deportivos de la zona (yo te doy algunas alternativas) y adelante. Ellos te proporcionan las palas y el chaleco salvavidas. Como al río se accede por un camino, te recomiendo que te pongas escarpines o zapatillas de goma porque, desde donde está el embarcadero, hay que andar un buen trecho. Lo demás depende de cada uno. Yo os recomiendo ir en bañador y con intención de bañaros, porque si hace calor (que es lo normal en estas fechas) los monitores harán uno o varios altos en el camino para que quiera pueda darse un chapuzón en el río. Otro tema importante es el sol. Si tenemos la piel blanca aún, el protector solar es indispensable porque allí la radiación, con el agua como espejo, es muy alta.

El paisaje de las Hoces del Duratón está dominado por la roca caliza originada en la Era Secundaria, hace 140millones de años y es característica de la zona. La jornada o jornadas de piragüismo se pueden completar con la visita a la ermita y con una comida en pleno campo y al lado del agua: una experiencia inolvidable para los amantes de la naturaleza.



Pero, vayamos por partes. Para acceder a la ermita de San Frutos, hay que llegar hasta el pueblo de Villaseca y, desde allí, tomar un desvío por una pista de tierra, pero que está en buen estado. Una vez allí, hay un parking habilitado para vehículos que nos marca el principio del camino que nos llevará hasta las mismas puertas de esta misteriosa ermita.

Y es misteriosa porque nadie ha podido explicar aún cómo llegó el santo hasta allí y con qué objeto. Declarada Monumento Histórico Artístico, la iglesia del siglo XII está sobre una de las curvas del cañón, sola, aislada y con la única compañía de los buitres. Eso es lo que se oye: el silencio, el río y las aves rapaces. Aparte de poseer unas vistas impresionantes, desde una de sus atalayas se contempla a quienes se atreven con las piraguas, navegan y navegan explorando las cuevas y gargantas horadadas en la piedra por el río.

Otro de los atractivos es visitar Sepúlveda. Este pueblo segoviano medieval está ubicado sobre dos cerros – Somosierra y la Picota– y entre dos ríos –el Duratón y el Caslilla–. Se encuentra a una hora en coche de Madrid, Segovia, Valladolid y Burgos, y es famoso, entre otras cosas, por su cordero. Eso sí, el acceso al centro está limitado para los coches, por eso lo mejor es aparcar en la cuesta que sube hasta el centro donde hay un gran parking. También hay que recordar que Sepúlveda tiene muchas cuestas, así que si piensas recorrer sus calles, mejor hacerlo antes de comer porque tras un buen ágape, y si hace calor, no hay quien lo soporte.

MAS PISTAS



LO QUE LAS GUÍAS NO DICEN:
Los paseos en piragua los pueden hacer tanto adultos como niños con el único requisito de saber nadar y querer disfrutar. No hace falta saber piragüismo, ni ser un experto con las palas, basta una breve explicación de los monitores para ‘cogerles el truco’. Por otro lado, las canoas son de doble casco y antivuelco, así que tranquilos. Además, todos los clubes tienen expertos que acompañan a los excursionistas. Los recorridos completos suelen durar unas 3 horas y media,en dos horarios, y al precio aproximado de 35 euros adulto y 20 euros los niños. La mayoría de las escuelas están en el pueblo de Sebúlcor. Y, para ahorraros trabajo, aquí van algunas sugerencias con sus teléfono de información y reserva. Naturaltur. Sebúlcor.921 52 17 27. Hoces del Duratón. Sebúlcor.921 52 21 50. Situral. Sebúlcor.921 521079. Vencinautic. San Miguel de Bernuy. 629881109.

PARA NO PERDERSE:
Si vas a ver la ermita de San Frutos procura que sea bien entrada la tarde o a primera hora de la mañana, porque el calor es intenso. Rebasa el templo y mira desde la curva del acantilado, es impresionante. No te olvides del polvo y, si pensabas lavar el coche, hazlo después de este viaje porque el camino hasta la iglesia, aunque está en buen estado, te dejará el vehículo para el lavadero.

COMER:

Se puede comer de picnic en el campo y a la orilla del río, o lanzarse a los exquisitos guisos que sirven en Sepúlveda, famoso por su cordero lechal. La plaza del pueblo está rodeada de buenos mesones, como la cocina de Paulino, donde degustar estas carnes tan exquisitas.