Nuestras RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Aspen, Steak tartar de ida y vuelta en la Moraleja


El Gin tonic y el sushi se presentan en sociedad

Las terrazas, como las bicicletas, son para el verano. Y por eso no es extraño que proliferen por todas las ciudades de España. Sin embargo, en Madrid, tal vez tengan más arraigo porque en la capital a la gente le gusta mucho estar en la calle…y con las restricciones al tabaco, aún más.

Una de las zonas que se pone hasta la bandera es la de la Moraleja. En este lugar, puerta de entrada a una de las urbanizaciones más lujosas de la capital de España, todos los restaurantes, desde Enrich a la Máquina, cuentan con mesas en la calle en espacios diseñados con mas o menos gracia.

Uno de estos lugares es Aspen. Con más 300 m² de superficie, es una de las terrazas más espectaculares del norte de Madrid. Sólo tiene un problema. Y es que hay días que está demasiado llena, lo que hace que se resienta el servicio y que no se goce de la misma intimidad entre comensales. Pero el negocio es el negocio y tal y como está el panorama económico hacen bien en llenar todo lo que puedan.

Para bien y para mal (si hace mucho viento está a cobijo de él, lo que la mayoría de las chicas, agradecen, pero si hace mucho calor, entra menos aire) la terraza está ubicada en un patio interior que comparten el restaurante y su gastrobar y alberga dos zonas diferenciadas con dos propuestas distintas para disfrutar a cualquier hora del día.

Si optais por cenar más formalmente, en las mesas del restaurante, os recomiendo que no os perdáis el steak tartar de ida y vuelta (te lo hacen para ti según gustos, y supongo que se llama de ida y vuelta porque quien lo prepara te da una cucharilla para que vayas probando hasta que des con el punto que prefieres) la hamburguesa y, espectacular, la tarta fina de manzana con helado (que debes encargar nada más te tomen la comanda). Del resto, lo más destacable son las croquetas de chipirón. De momento, llevan pimienta, pero si el chef acepta mi sugerencia dejarán de picar dentro de poco y seguro que las pedirá un público más numeroso.

Por otro lado, está la zona del gastrobar: un espacio desenfadado y coronado por una nueva barra de gin tonics al aire libre, se presenta como la opción perfecta para hacer un picoteo informal, disfrutar del after work o tomar las primeras copas de la noche. Allí, y a la vista del cliente, un experto sushiman prepara niguiris de atún, de salmón y de pez mantequilla, sashimis variados, norimakis y california rolls para acompañar a los gin tonic (hasta las 12 de la noche).

Pero lo más de lo más es su superenfriador de copas. Y es que, en su afán por conseguir la copa perfecta, Aspen ha incorporado un moderno enfriador de CO2 capaz de congelar en apenas cuatro segundos todo tipo de copas y vasos hasta una temperatura de 50 grados bajo cero, permitiendo mantener intactas las cualidades del destilado desde el primer hasta el último sorbo sin que se desvirtúe con el agua de los hielos. Una boutade para marcar las diferencias.


Restaurante Aspen. Plaza de la Moraleja, s/n. Alcobendas. Telf. 91 625 25 00. www.restauranteaspen.com