Nuestras RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Porqué los alemanes llevan sandalias con calcetines

Un enigma al descubierto

Supongo que todos sabeis lo que es un cuentacuentos. Para quien no lo sepa diré que la gracia de estos relatos consiste en que comiencen y terminen de la misma manera después de hacer un bucle semántico con doble mortal y tirabuzón.

Mi bucle me vino a la cabeza tras ver a Angela Merkel, la misma que criticó a España por su mala cabeza económica, y que ahora defiende la fortaleza del euro a pesar de que lo que le interesa a Alemania es una moneda europea débil que favorezca sus exportaciones (cosas de la política), de paseo por Madrid para que Zapatero se haga una nueva sesión fotográfica de líder sosomán.

Y entonces me puse a pensar porqué los alemanes siempre llevan calcetines con sandalias. La razón apareció clara ante mi, se trata del sudor: con ello liberan los odores de sus pinreles y ahorran en desodorante. En realidad, la política internacional está aprisionada como los pies en unos botines de plástico. Por esta razón hay cosas que huelen muy mal en la política internacional y por este motivo ahora los árabes reivindican las babuchas con los dedos al aire. Hay tal mal olor, que el tufo a requesón está recorriendo los países árabes, mientras los grandes centros de poder con botines, como EEUU y Europa, aconsejan ahora a los mismos dirigentes a los que ellos han mantenido en el poder, que dimitan inmediatamente.

Y es que toda la política están tan contaminada por la economía, que nadie consigue ver la diferencia. Es como el Alcalde de Madrid, que acusa al Gobierno de Zapatero de incentivar la venta de coches diesel –los más contaminantes a día de hoy, porque hace unos años eran los que menos contaminaban- mientras una boina de polución cubre la capital del Estado y un anticiclón impide que las perturbaciones del Atlántico, en forma de lluvia, limpien el ambiente.

Perturbaciones que forman parte del cuarto de hora largo que la meteoróloga del Circo del Sol de TVE1 –me refiero a la que está por la noche, y lo del Circo del Sol lo digo por sus contoneos y braceos a la hora de explicar cosas que no entiende ni ella- emplea para torturarnos con sus explicaciones, como si no se hubiera enterado de que este espacio ya no lo patrocina Repsol.

Repsol que debe ser lo único, junto a Telefónica, perdón, Movistar, dos bancos y un par de eléctricas, que nos queda con rentabilidad en un país que quiere cambiar su modelo productivo con un Gobierno improductivo que alardea de una reformas que, en realidad, no hacen sino retratar su fracaso en la gestión.

Porque la buena gestión va a ser cada vez más importante en nuestras vidas. Hay que gestionar bien los contactos familiares, el amor con la pareja y hasta la amistad. Y si hay algo que nos ha enseñado la crisis es que debemos gestionar mejor nuestro trabajo y lo que gastamos, que no quiere decir gastar menos, sino gastar mejor.

Pero si hay algo que necesita cuidados y gestión diaria esa es la salud, porque ni siquiera países tan fiables como Alemania se libran, de vez en cuando, de sufrir un escándalo que atenta contra la salud pública.

El último de estos escándalos ha sido el de la carne contaminada con dioxinas. Dioxinas que deterioran la salud neuronal hasta límites que la ciencia no ha podido determinar. Me cuentan, eso sí, que un prestigioso científico de la Universidad Max Planck dijo, cuando se enteró del problema alimentario y su repercusión cerebral..... “Lo único bueno de esta alarma alimentaria es que, gracias a las dioxinas, ahora ya sabemos por qué los alemanes llevan sandalias con calcetines”.