Nuestras RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Mérida

Mérida, la Roma de Extremadura




Un vergel arquitectónico en medio del caos urbanístico. Tropelías construidas al lado o sobre joyas de incalculable valor. Así es Mérida, antaño capital de Lusitania y ahora centro de la vida política de Extremadura, un lugar, un destino, una ciudad tan rica en monumentos que algunos, con razón, la llaman 'la pequeña Roma'.

Fue la cabeza de la Lusitania romana y ahora es la capital de Extremadura. Hablamos de Mérida, naturalmente. Dicen los lugareños, que aquí das una patada a una piedra y aparece un templo romano, y no les falta razón. Cada cata urbanística descubre una nueva gran o pequeña joya arquitectónica porque, como saben, los humanos tenemos la costumbre de construir las ciudades nuevas sobre las viejas. Así que en Mérida, Emérita Agusta allá donde vayas hay restos de la civilización romana.

La ciudad tuvo un origen fundamentalmente militar, hacia el 16-15 a.C.. Sus primeros pobladores fueron veteranos de las guerras del noroeste (pasaje que se refleja con precisión en la película Gladiator), que buscaban un territorio fértil y tranquilo.
En época de los emperadores hispanos, Emérita tuvo su mayor desarrollo, alcanzando su máximo esplendor hacia la época de Diocleciano, momento en que se constituyó como máximo centro político de Hispania.

Pero a Mérida llegó pronto el cristianismo, por lo que conoció mártires, entre ellos Santa Eulalia, y tuvo importantes momentos históricos en la época visigótica y árabe. Tras la reconquista perdió el arzobispado, en beneficio de Santiago de Compostela, y entró en un período de decaimiento general, solo interrumpido hacia el final del siglo XX.

Un vergel en medio del caos
Llegar a Mérida es desconcertante. Porque en medio de la geografía caótica de la ciudad, destrozada por un urbanismo especulativo y cutre, que te baja el alma a los pies, se salpican arcos (Trajano) o templos (Diana) que agrandan aún más las tropelías. Aún así, Mérida es bella y sólo con sentarse en su teatro romano e imaginar o asistir a sus representaciones (cada año hay un festival de teatro), habrá valido la pena el viaje.Por si no fuera suficiente es el punto de arranque de la Vía de la Plata, y allí confluían las rutas provenientes de Hispalis(Sevilla), Corduba(Córdoba), Toletum (Toledo) y Lusitania. Astorga era el destino.

El teatro remodelado varias veces, especialmente en los siglos I y IV, poseía una magnífica escena, de mármol, dotada de una serie de elementos ornamentales y esculturas de alto valor, tal como se puede comprobar en el Museo Romano. La capacidad del magnífico graderío era de 5.500 asientos, sillares de granito. Detrás de la escena existía un pórtico, con jardines, y una capilla de culto imperial. El anfiteatro, inaugurado el 8 a.C., también sufrió modificaciones en siglos posteriores. En él tenían cabida 15.000 personas. La balaustrada que rodeaba la arena tenía una decoración pictórica relativa a los juegos.


Una excursión de interés, y no lejana a Mérida, es Guadalupe. Famosa por su Santuario, dice la leyenda que fue encontrada por un vaquero quién buscando uno de sus animales que se había perdido, se le apareció María que le avisó de la presencia de su imagen enterrada en ese mismo lugar.




CUADERNO DE CAMPO


Lugares clave: Teatro, anfiteatro y circo romanos. El Museo Romano, por el valor de las piezas que alberga. El diseño de Moneo sigue siendo discutido.
Duración de la excursión: Con un par de días es suficiente para verlo todo con tranquilidad.

Qué veremos. Ruinas en buen estado de conservación, templos, arcos, esculturas, mosaicos….El Museo Romano es de obligada visita. Venden una entrada combinada con el teatro, anfiteatro y circo, así que no hay que dudarlo.

Razones para ir. Si te gusta la civilización romana este es el lugar –después de Roma, claro-. La conservación –al margen de actos vandálicos urbanísticos- es bastante buena y el teatro, una maravilla. Como maravilloso es Guadalupe, famoso por su Santuario cuyo origen es bastante incierto, y al igual que la Virgen, aunque podría situarse entre los siglos XIII y XIV.

Consejos sabios. Guadalupe no sólo es interesante por su Santuario, sino por su paisaje. Situada en ladera sur del Monte de las Villuercas , eleva sus cumbres hasta los 1600 metros. Nadie sabe si la leyenda del vaquero cuya vaca perdida y muerta resucitó, así como su hijo, que también resucitó la virgen para sorpresa de los incrédulos clérigos es cierta, pero vale la pena meditar sobre el algodón de sus nubes y nieblas casi desconocidas. ¡Ah¡, y no se olviden de las migas y el jabón de jabugo.