Nuestras RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Andorra

Pura adrenalina sobre la nieve ...de Andorra




¿Te aburre el esquí y el ‘snowboard’? No se preocupe, hay muchas más cosas divertidas y emocionantes que la nieve te puede ofrecer. Y si no se te lo crees, lee esto.



Saltar desde un helicóptero para volar sobre las pistas de esquí, bucear bajo el hielo de un lago a 2.300 metros, bajar una montaña en una biclicleta con patines, sentir la emoción de un trineo tirado por perros o probar la potencia de una moto de 94 caballos rugiendo entre valles nevados. Todo pura adrenalina. Si el esquí tradicional o el snowboard han dejado de ser la
aventura que necesitas para liberar estrés, aquí tiene las mejores alternativas para que te lo pases de miedo.


Heliski. Hay dos versiones: una que propone realizar vuelos panorámicos en helicóptero; y otra, más emocionante, que requiere destreza con los esquíes porque se hace fuera de pista.
En ese caso, incluso puede usted trazar su propio plan de vuelo. Y es que hay que tener en cuenta que cuando el helicóptero llega al punto más alto de la montaña, no aterriza y entonces
los esquiadores han de dar un pequeño salto desde el helicóptero. Precio aproximado por 10 minutos de vuelo, 65 euros.


Speed Riding (volar con esquís). Para practicarlo también hay que disponer
de un buen nivel de esquí. Consiste en lanzarse con un parapente, normalmente por una zona fuera de pista, que se realiza acompañado por un piloto-monitor experimentado. Curso
de iniciación, unos 100 euros.


Diving (buceo). Se puede elegir entre el bautismo para debutantes y la opción para submarinistas titulados o personas que hayan llevado a cabo una inmersión previa. Se trata de sumergirse hasta 23 metros en el Lago de Tristaina (Andorra), a 2.305 metros de altura, origen de Les Valls del Nord. Después de 5 horas se cambia el traje de buceo por el mono de nieve y se baja esquiando. Precio bautismo: 75 euros. Inmersión en lago, que incluye helicóptero, 295 euros.


Motos de nieve. Los circuitos se realizan por el día o al atardecer y siempre acompañados de monitor. Las sensaciones en estos vehículos de 94 caballos de potencia son alucinantes. Precio:
desde unos 35 euros la media hora.


Airboard. Consiste en deslizarse por la nieve con un trineo inflable. De tradición suiza, algunos llevan incorporada una bomba de mano y se inflan en tres minutos, pero se pueden alquilar
en los centros de esquí. Precio: se suele asociar a otras actividades.


Mushing. Esta diversión consiste en el transporte con trineos de nieve tirados por perros. Se trata de un deporte muy completo que acerca a quien lo practica a tener un contacto con la
más pura naturaleza. La combinación de los paisajes nevados con el trato con los animales lo convierte en una experiencia única. Un paseo de media hora cuesta unos 30 euros por persona.


Skibike. Como su propio nombre indica, las bajadas por las pistas –en circuitos señalizados– se realizan con una especie de bicicleta provista de patines. Al principio las caídas son continuas, pero es divertido. Precio, en combinación por otras.


Cena y raquetas. Caminar por la nieve con raquetas no es muy novedoso, pero la cosa cambia
si se realiza por la noche y se sube a cenar a un restaurante de montaña, a más de 2.300 metros, como el Cheese’s Art en La Coma de Arcalís, uno de los sectores que tiene Vallnord. Se toman
fondues de carne, queso y chocolate, y se baja de nuevo con las raquetas, esquís o en una oruga pisanieves a 8 grados bajo cero. El menú es cerrado y cuesta 29 euros.


Dónde. En Vallnord, Andorra, puede desgustar esta variedad de actividadades al completo o sólo las que le apetezca. Con sus sectores Arcalís, Arinsal y Pal, más de 70 pistas, tres áreas de Freestyle y Freeride sin límites, tres escuelas de esquí , y 90 km esquiables y más de 250 monitores, es la elección perfecta. http://www.vallnord.com/


Dormir. El lugar más cómodo para pernoctar es el hotel Princesa Parc, en Arinsal. No sólo porque el trato es excelente, sino por la calidad de sus servicios y porque apenas está a 100 metros del telecabina que sube a las pistas, por lo que, si no se quiere, no hay que mover el coche. Además, el hotel cuenta con un spa para relajarse después del ejercicio.



Otras cosas.Y, si os acercais hasta Andorra, no os olvideis de comer en alguna borda (cabaña) que, aunque fueron creadas para atraer turistas, tienen algún plato combinado contundente como el trinxet.La comida, en general, no es muy cara...se puede comer bien por 30 euros....pero si quereis daros un homenaje de verdad, hay que ir a el Rusc, (ver información del restaurante en este mismo blog) unos 50 euros por persona. Para tomar copas, si estais en Arinsal el sitio es el surf, donde también se puede comer carne de la buena y si estais en Andorra el buda. Otra cosa que no os podeis perder es la bajada por el tobotronc: el tobogán más lardo de Europa (más de 5 km.) una especie de bosleig que te lleva a casi 30 km/hora montaña abajo. Y para relajarse, nada como el spa de Caldea.