Síguenos en RRSS

siguenos en Twitter sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en facebook siguenos en Google+

Translate

Almagro





Aunque Almagro sea el punto culminante de esta escapada de finde semana, es imprescindible hablar de literatura, literatos y del Siglo de Oro porque algunas de sus figuras más ilustres como Cervantes o Quevedo, vivieron y murieron en estas
tierras de caballeros andantes. “Donde hay poca justicia, es un peligro
tener razón”, decía Francisco de Quevedo, el cojo de la Mancha cuyos dudosos restos están enterrados en Villanueva de los Infantes,Ciudad Real. Eso sí, nadie discute que muriera allí el 8 de septiembre de 1645.

De hecho, y aunque un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina Legal de la Universidad Complutense de Madrid certificaron que sus huesos descansaban en una cripta de la catedral,en realidad nadie hizo nunca una prueba de ADN que lo certificara.El resultado se certificó por el hallazgo del resto óseo de un cojo, de los que debía haber cientos en aquélla época.

Pero independientemente de esta polémica, lo cierto es que Infantes (Villanueva) es uno de los pueblos manchegos con un pasado más rico en historia. Aparte de su Plaza Mayor casi tan bella como la de Almagro, y la catedral, se encuentran monumentos tan emblemáticos como la Hospedería Real donde Quevedo llegó escondido en un carro y en una de cuyas celdas, ahora visitable, –era un convento dominico– murió el escritor.

Muy cerca de este pueblo,y también de Valdepeñas,la referencia industrial de la zona, se encuentra la localidad de Almagro.Un lugar que,aparte de
sus encantos monumentales y naturales, ofrece en Semana Santa un espectáculo tan singular y bello para los ojos como estruendoso para los
oídos: Nos referimos a las procesiones de los 'armaos'.

Romanos españoles

Estos –Compañía Romana de Almagro que data del s.XVII– representan las legiones romanas que prendieron a Jesús. Además, realizan el denominado caracol en la Plaza Mayor, donde los romanos pasan de uno en uno, realizando un caracol humano en la misma, desenrollándose después.Aparte de eso, las Compañías con sus graduaciones militares realizan otras maniobras vistosas como los frentes y los cuadros que acometen el jueves, viernes y este mismo sábado. Eso sí, hay que protegerse los tímpanos porque los aporreos de tambor son continuados y pueden durar toda la noche.

Almagro ha sido testigo del paso de las muchas civilizaciones y se sabe que,tras la batalla de las Navas de Tolosa, que acabó con el dominio árabe, fue repoblada hacia 1214 por el obispo toledano Jiménez de Rada. En 1222 se convirtió en la sede de la poderosa Orden de Calatrava y bajo su influencia llegó a tener dominio sobre 74 villas, 56 encomiendas y 16 prioratos.Desde 1750 fue capital de la provincia de La Mancha, situación que mantuvo hasta el año 1761. Famosa, entre otras cosas, por sus festivales de teatro, su corral de comedias, el trabajo artesano en mimbre y, por supuesto, por sus extraordinarias berejenas, dista sólo 20 kilómetros de Ciudad Real.

LO QUE LAS GUÍAS NO DICEN:
Almagro cuenta con un precioso museo del teatro que se puede visitar gratuitamente los sábados por la tarde y los domingos. El corral de Comedias ofrece funciones largas y breves (mejor éstas últimas) por un módico precio.También recomendamos, como opción cercana, visitar las Lagunas de Ruidera.

PARA NO PERDERSE:
De camino a Ciudad Real, la visita indispensable son las Tablas de Daimiel, ahora repletas de agua gracias a las lluvias caidas este año y al trasvase del Tajo. Un espectáculo que se acrecienta al atardecer (por las mañanas hay demasiada gente) con el vuelo de las grullas.

COMER Y DORMIR:
La mejor recomendación para pernoctar es el Parador Nacional de Almagro. Muy cerca de la Plaza Mayor,pero lo suficientemente alejado del ruido,es precioso y confortable. Además, está la Posada de los Comediantes,más pequeña y coqueta, pero una maravilla por su arquitectura y su interiorismo. Entre los restaurantes, los más importantes son el Corregidor -un sol en la guía Repsol- y el Abrasador,y, por supuesto el tapeo en las terrazas de la Plaza Mayor,sobre todo si hace sol.